Acorazados. El eterno dilema...

Desde el Tratado Naval de Washington hasta el final de la segunda guerra mundial.

Acorazados. El eterno dilema...

Notapor Karl Heidenreich » 28 Jul 2009, 03:19

El eterno dilema es claro: ¿cuál es el mejor (o sea, el más temible) acorazado de todos? Tal vez mi experiencia pueda aclarar un poco este asunto, sin tratar de sonar pretencioso. Mi primer contacto con estos foros navales fue con el original de José Rico para la página de kbismarck por allá del 2001 o 2002, creo. Sin embargo mi participación activa empezó en el 2006. Para aquel entonces yo tenía algo muy claro: el Bismarck había sido, hasta la aparición del Yamato, en el más formidable acorazado de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo con el paso del tiempo una cantidad de nuevas informaciones y criterios hicieron tambalear hasta el colapso esa premisa. Sin lugar a dudas el Bismarck era el resultado de un diseño poco innovador, heredero de las unidades de la clase Bayern/Baden de la Primera Guerra Mundial con sus franjas (o bandas) acorazadas en contraste con el sistema AoN (All or Nothing) o Todo o Nada implementado por “cajas acorazadas” de los acorazados norteamericanos y franceses. Su “arreglo” de tres hélices con dos timones sin duda había facilitado el daño incremental producido por el certero impacto del torpedo disparado por el Swordfish. Asimismo parecía que el diseño estaba lejos de lo óptimo pues los alemanes necesitaron de 50,000 toneladas y 251 metros de eslora para acomodar ocho cañones en 4 torretas dobles. Y estos cañones de “tan sólo” 15”. Los nuevos diseños norteamericanos eran de 220 metros de longitud y 35,000 toneladas pero acomodaban 9 cañones de 16”.

Ahora bien, toda esta información proviene, principalmente, de dos fuentes bastante prestigiosas: los estudios de Nathan Okun que hasta ha generado ecuaciones y software de cálculo de penetración de ojivas AP contra pletinas blindadas por un lado, y por el otro por el sitio navweapons (navweaps). El aval a estos criterio viene, asimismo, desde otra prestigiosa página llamada http://www.combinedfleet.com cuyo moderador es nada menos que Jon Parshall: uno de los autores del excelente libro “Shattered Sword”, una revisión de las operaciones japonesas en la batalla de Midway pero, ante todo, un estudio de la doctrina aeronaval japonesa. Combinedfleet contiene una sección dedicada a “escoger” el acorazado más poderoso con base a una serie de puntuaciones. Y en esas puntuaciones es claro que ni siquiera el poderoso Yamato puede competir contra los acorazados de la clase Iowa norteamericana como tampoco el Bismarck es rival digno de los South Dakota y North Carolinas norteamericanos ni contra el Richelieu francés.

Si bien es cierto que los argumentos para que se catalogaran así eran (y son) poderosos siempre me molestó de sobremanera que el Richelieu, un barco de oscura historia y desempeño, estuviera en tan alta estima. Al fin y al cabo el Bismarck había volado al HMS Hood por los aires y puesto en fuga al Prince of Wales (PoW). Ante esto argumentos fuertes de los seguidores de Okun, navweaps y combinedfleet eran simples: Hood era un navío viejo, mal acorazado contra fuego de desplome y el Bismarck tuvo suerte. En cuanto al PoW es claro que el mismo no estaba preparado para el combate y, de todas formas, le propinó un duro golpe al Bismarck al perforarle la proa, daño que se comprueba como de suma importancia para el trágico fin de los alemanes. Se ha llegado a especular, inclusive, de que el PoW de haber continuado combatiendo tenía posibilidades de sacar de combate al Bismarck.

Fue entonces que decidí informarme un poco mejor, empezando por obviar las fuentes comunes de Internet. Compré varios libros sobre acorazados entre los que se encuentran autores como Raven and Roberts y British Battleships (supuestamente este es EL libro sobre acorazados británicos), Koop and Schmolke (Battleships of the Bismarck Class), Garzke and Dulin (Battleships: Axis and Neutral Battleships of WWII); el Janes de los acorazados de la WWII; el Conway de WWI; Skulsky (Anatomy of the Ship: Yamato); Bruce Taylor (Battlecruiser HMS Hood); Mullenheim Rechberg (Bismarck: relato de un sobreviviente); Battleship Bismarck (José Rico) y, por fin, Norman Friedman (Battlehip design and development). Asimismo uní las lecturas del libro de Parshall sobre Midway y el de Willmont sobre la batalla de Leyte.

En primer lugar descubrí que las aseveraciones provenientes de navweaps si bien no están, en lo básico, equivocadas, sí había interpretaciones que generaban un criterio distorsionado. Ahora bien, ¿en qué se basa la supuesta superioridad de los acorazados norteamericanos (o franceses) sobre los alemanes y, aunque parezca increíble, los ingleses?

1. La adopción del AoN en lugar de las franjas o bandas acorazadas
2. La falta de “experiencia” de los diseñadores alemanes debido a la moratoria impuesta por el Tratado de Versalles
3. El calibre de la artillería y los recursos dedicados a la misma en cada diseño
4. El uso particular y exclusivo de directores de tiro por medio de radar en lugar de sistemas ópticos.

Básicamente. A eso hay que sumar los criterios previamente expuestos que otorgaban más defectos que virtudes al diseño del Bismarck (y asimismo del Yamato).

Ahora bien, parece que esto no es así, como lo pintan.

En primer lugar el sistema AoN parece que sí es el mejor sistema… pero en el Yamato. El diseño del Yamato está concebido para soportar el castigo de armamentos similares a los que esta nave transportaba: cañones de 18”. Y, al terminar la Segunda Guerra Mundial, sólo el Yamato (y su gemelo Musashi) estuvieron equipados con ese tipo de armamento. No existía (ni existió) en el mundo un navío armado de forma que pudiera batir en un duelo de artillería al Yamato. En esto entra a jugar un concepto denominado IZ (Inmunity Zone) o Zona de Inmunidad. De acuerdo a este concepto, de acuerdo a la parábola de vuelo de una ojiva disparada por un navío contra otro, dependiendo del calibre, la velocidad de salida, el ángulo de elevación del cañón dependiente de la distancia entre los navíos, existe un ámbito de distancias en que un barco puede ser inmune al fuego de otro. Si un navío está a cierta distancia de otro y se presenta la serie de variables antes expuesta, puede que el disparo enemigo no afecte (penetre) el blindaje del navío en cuestión. Pues bien, el Yamato era inmune a todo fuego de todo navío de toda la Segunda Guerra Mundial, incluyendo a la ojiva superpesada de 16” de los cañones calibre 45 de los acorazados Iowa. Sin embargo los Iowa tenían una muy pequeña IZ contra los Yamato, por lo que en un enfrentamiento su vulnerabilidad al fuego enemigo era enorme. Por ende la “caja acorazada” AoN del Yamato resultaba ser invulnerable. Se han dado argumentos de que las calidades mecánicas de los materiales utilizados en el blindaje del Yamato eran de poca o baja calidad. Sin embargo cual ha sido mi sorpresa al encontrar que el mismo Nathan Okun es quien estudia los resultados de una prueba balística a quemarropa contra una plancha del Shinano (el tercer navío de la Clase Yamato que nunca se construyó y más bien se convirtió en el portaviones más grande de la Segunda Guerra Mundial). De acuerdo a esta prueba estas planchas eran invulnerables al fuego enemigo dando a Okun espacio para comentar que esto invalidaba la creencia que la artillería finalmente había derrotado a todos los blindajes.

Sin embargo descubrir que el Yamato superaba al Iowa no era sorprendente pero si insuficiente.

Regresando al sistema AoN el mismo fue adoptado en todos los acorazados norteamericanos pero la caja acorazada era el sistema primordial a partir de la Clase South Dakota. Y del South Dakota este sistema se refinó en el Iowa, el máximo exponente norteamericano. Y es acá donde Norman Friedman entra en juego. De acuerdo a Friedman tanto el sistema de blindaje de la Clase South Dakota (y por ende de los Iowa) así como su sistema anti torpedo (ATS) no era, en realidad, tan bueno. Tanto así que la oficina de diseño de la Marina decidió revertir estas premisas de diseño para la cúspide del diseño de acorazados, la Clase Montana, que nunca llegó a ser construida. La Clase Montana retornaría, en ciertos aspectos, a las disposiciones ATS y de blindaje de una clase de navío anterior: los North Carolina. Esto es de suma importancia: ¿si los South Dakota e Iowa eran el mejor diseño existente, por qué regresar a las bandas acorazadas del North Carolina? ¿Significa eso que el AoN estaba dejando por fuera elementos importantes del navío?

A eso se suma también otro aspecto: el armamento. La crítica sobre el Bismarck es que es una plataforma muy pesada (50,000 tons) para “sólo” 8 cañones. Sin embargo el Bismarck tiene una torreta más que los North Carolina, South Dakota e Iowas. Esa torreta de más exige los 251 metros de longitud y el incremento en blindaje. ¿Es eso importante? Lo es debido a que un navío, entre más grande y de mayor desplazamiento, necesita más castigo para ser dañado y, eventualmente, destruido. Un navío acorazado de 50,000 toneladas necesita más castigo que uno de 35,000 toneladas. Hay más superficie que dañar, en otras palabras. Sin embargo hay un concepto muy claro detrás de este diseño: los norteamericanos acomodaron nueve cañones en tres torretas triples. Los alemanes acomodaron ocho cañones en cuatro torretas dobles. Si una torreta norteamericana es impactada y destruida el navío ha perdido el 33% de su potencia de fuego en tanto le deja al enemigo el otro 67% distribuido en dos blancos potenciales: las dos torretas que quedan. Los alemanes, al perder de igual manera una torreta sólo han perdido el 25% de su poder de fuego y le dejan al enemigo el otro 75% distribuido en tres blancos potenciales. Si un acorazado norteamericano pierde su torreta de popa ha perdido el 100% de su poder en esa sección del navío. Si los alemanes pierden una sólo han perdido el 50% de su potencia de fuego de popa. Interesante, ¿verdad?

El Bismarck, si se le compara con todos los demás navíos de la Segunda Guerra Mundial, es el que mayor cantidad de blindaje tiene en términos relativos y es segundo sólo después del mismo Yamato. La franja de blindaje del Bismarck cubre una mayor longitud y más compartimentos que cualquier otro navío de la Segunda Guerra Mundial. Demostración de eso fue el sorprendente castigo que el Bismarck sufrió en su última batalla recibiendo impactos de más de 2,400+ disparos hechos a quemarropa por dos acorazados británicos, cruceros y destructores.

Ahora bien, ¿qué pasa con el arreglo de tres hélices del Bismarck? Esas tres hélices y dos timones determinaron el trágico fin del acorazado alemán. Sin embargo, ¿existen pruebas de que otra hélice hubiera sido la diferencia? Recordemos que el daño perpetrado por el Swordfish al Bismarck fue masivo y afectó la hélice central así como voló un timón y trabó el otro. No se trató de un timoncito dañado tan sólo. Bismarck, cuando se enfrentó al KGV y al Rodney en su batalla final tan sólo hacía 7 nudos. Un navío de cuatro hélices (y de dos timones) con un impacto similar hubiera perdido los timones y al menos una hélice. El mito de que el barco podía ser gobernado con la potencia de las hélices puede ser cierto en un lago y en condiciones experimentales; no en medio del Atlántico Norte con malas condiciones climáticas y perseguido por toda una flota enemiga. No hay pruebas que indiquen que ni siquiera los Iowa hubieran podido hacer algo mejor que el Bismarck en esas circunstancias.

Queda un aspecto de gran importancia: el sistema de tiro dirigido por radar o RDFC (Radar Directed Fire Control). De acuerdo a la posición navweaps este sistema, como tal, garantiza la superioridad de un Iowa sobre un Yamato o de un South Dakota sobre un Bismarck. En el sitio combinefleet este aspecto es preponderante al evaluar, por ejemplo, al South Dakota contra el Bismarck. Claro está que el Bismarck se hundió en 1941 y el sistema de RDFC evaluado en el Iowa es el último que tuvo en 1945 (cuatro años de desarrollo tecnológico). Si la evaluación tiene sentido, debe hacerse en sistemas equivalentes en la época. Ahora bien, los sistemas que los South Dakota (o North Carolina) tenían para 1942 (un año después del hundimiento del Bismarck) no eran tan sofisticados y precisos. En este aspecto los seguidores de navweaps hacen una mezcolanza de eventos que tienden a probar que el RDFC supera, en todo, a los sistemas de tiro ópticos.

1. La Segunda Batalla de Guadalacanal
2. El hundimiento del Schanhorst
3. La batalla del Estrecho de Surigao en Leyte

En Guadalcanal basta decir que sí, el USS Washington demolió al viejo Kirishima con una combinación de puntería de radar y óptica. Sin embargo hay que acotar que el Washington estaba a tan solo 8,400 yardas de distancia tomando por sorpresa al Kirishima: ¡la verdad es que no podía fallar! Pero previo a este acontecimiento el Washington y el South Dakota habían disparado por lo menos 14 salvas contra varios cruceros y destructores japoneses a una distancia razonable de entre 14,000 a 18,000 yardas sin obtener un solo resultado. Las estadísticas no dicen que a esa distancia y con RDFC el radio de acierto/impacto es del 12% al 26%. Si en ese caso lo hubiésemos dejado en 10% al menos 3 o 4 disparos debieron de haber acertado. No fue así. Minutos después los destructores japoneses, sin RDFC lograron impactar los cuatro destructores norteamericanos hundiendo dos de ellos y sacando de combate a los otros dos. Impactos del Ayanami, asimismo, causaron daños en el South Dakota que, al ser reparados, generaron un fallo eléctrico que paralizó del todo al barco y lo sacó de la batalla.

En el Cabo Norte el Schanhorst fue tomado por sorpresa estando solo. Los ingleses, al contrario de la creencia de que el Duke of York (DoY) un KGV como el PoW, estaba sólo no es cierta: estaba acompañado y apoyado por muchos otros navíos de guerra. El Schanhorst poseía su propio sistema de radar que no era de menor calidad del de los británicos, tan sólo lo llevaba apagado. Esta medida, ilógica en primera instancia, obedecía a que ya para 1943 existían sistemas que alertaban de las emisiones de radar enemigas a una distancia mayor que la efectiva del radar en sí. La doctrina alemana llamaba a usar el radar en ocasiones cuando este peligro no estaba presente. Aún así el DoY disparó decenas de ojivas antes de acertar. Hay que admitir que el clima no ayudó en esa ocasión, pero ese es una circunstancia objetiva pues afectaba a todos por parejo.

Y en la batalla de Leyte los viejos acorazados de Oldendorf demolieron a Nishimura. ¿O no? Bueno, primero que todo Oldendorf estaba en el estrecho de Surigao, ya en posición cruzándole la “T” a los japoneses. Segundo, la unidad de Nishimura era mucho menor que la de Oldendorf y ya venía castigada por las lanchas torpederas y los destructores que con sus torpedos habían diezmado a los japoneses. Cuando Oldendorf disparó no había manera sobre la Tierra en que fallara, muy parecido al Washington en Guadalcanal.

Pero… el almirante Willis Lee, el mismo de Guadalcanal, tuvo en sus manos la decisión de atacar él, con una línea completa de acorazados (incluyendo los nuevos de la clase South Dakota y Iowa) a un solitario Yamato en abril de 1945. Y para ese entonces los norteamericanos todavía creían que el Yamato sólo poseía cañones de 16” en lugar de los 18”. Lee dejó pasar la oportunidad señalando a Spruance que procediera a enviar el masivo ataque aéreo que al final destruyó al poderoso Yamato. ¿Por qué Lee evadió el combate si tenía la superioridad numérica y el RDFC?

Preguntas e interrogantes evadidas por navweaps o contestadas a medias.

El Bismarck no era un mal diseño. No era producto de la falta de experiencia de diseñadores alemanes víctimas de la moratoria del Tratado de Versalles. De hecho los diseñadores alemanes habían estado atentos al desarrollo naval desde principios de siglo y habían aprendido de las lecciones de la Primera Guerra Mundial, de la Batalla de Jutlandia. Fueron esos diseñadores alemanes los que habían construido el Von Der Tan y el los otros cruceros de batalla que habían diezmado al escuadrón de Beatty en Jutlandia. Por el contrario los norteamericanos eran los que no habían tenido experiencia pues en la Primera Guerra sus navíos no combatieron.

El Bismarck tenía suficientes virtudes para combatir, en un duelo, contra los South Dakota con grandes opciones de triunfo.

¿Y los 16” de los norteamericanos contra los 15” de los alemanes? Los cañones norteamericanos son de 16”, sí, pero de calibre 45 en tanto los 15” alemanes son L/52, de mayor velocidad y poder de penetración. Tal vez el Bismarck tendría problemas con un Iowa pero no contra un South Dakota o un North Carolina. Pero un Yamato no tendría problemas con nadie, por otro lado, como yo creo que sospechó Lee.

¿Y el daño en la Batalla del Estrecho de Dinamarca?

La perforación de 14” que el PoW le hizo al Bismarck es importante en el contexto de la misión y la decisión de Gunther Lutjens de proseguir al Océano Atlántico. Aún con el daño el Bismarck hacía una velocidad mejor que la de los británicos y todos sus sistemas de armamentos funcionaban perfectamente. Si, por el contrario, Lutjens hubiera decidido, después del combate, retornar a Noruega por el Estrecho de Dinamarca, ese daño ni hubiera tenido ninguna repercusión.

Sin embargo los daños que el Bismarck le estaba produciendo al PoW fueron tales que su propio capitán, Leach, decidió retirarse detrás de una cortina de humo. No creo que tenga sentido con este asunto si el mismo capitán del PoW tomó tal decisión.

Por último queda acotar que la razón por la cual un navío tan deslucido como el Richelieu alcanza tan altas expectativas entre los seguidores de navweaps y combinedfleet es simple: su blindaje es AoN y al llegar a los Estados Unidos fue equipado con RDFC.

Queda decir que si la situación de las torretas triples de los norteamericanos no era un arreglo estadísticamente óptimo lo era menos el del Richelieu que contaba tan sólo con dos torretas cuádruples. Básicamente si un impacto destruía una torreta estaba sacando de combate al 50% del poder de fuego del navío y dejando el otro 50% en una única torreta. Y el funcionamiento en combate de las torretas cuádruples en los KGV británicos fue problemático desde el PoW contra el Bismarck así como el KGV y el DoY. Los del Richelieu nunca se probaron en combate naval.

Con esto podemos concluir que:

1. El sistema AoN se probó superior en el Yamato. Los sistemas de franjas acorazadas seguían siendo válidos y funcionales. La aseveración que el AoN desplazó a las bandas acorazadas es falso. Para prueba un botón: el último acorazado jamás construido, el Vanguard británico, el más moderno de todos los acorazados poseía un sistema de bandas. Y el Montana las iba a incluir en el suyo.
2. El arreglo de torretas. Queda dicho que el concepto alemán era de dispersar la probabilidad de impacto sobre el menor porcentaje de artillería posible.
3. El desplazamiento. El del Bismarck obedecía a su arreglo de torretas, a su blindaje y a la necesidad de tener una superficie lo suficientemente grande para que fuera difícil sacarlo de combate.
4. Las tres hélices. No hay pruebas de que cuatro hubieran sido una gran diferencia.
5. El calibre de sus cañones. De hecho los del Bismarck eran más rápidos y, por otro lado, se recargaban a una mayor velocidad que los de sus enemigos.
6. El sistema óptico estereoscópico en lugar del RDFC. Guadalcanal, Cabo Norte y Surigao nos evidencian que la tal superioridad, aunque real, no era “apabullante”, por un lado, ni era una garantía.


Diciendo esto resulta ser que, luego de tres años, he regresado a mi creencia ancestral de que, para Mayo de 1941, el Bismarck era el mejor y más poderoso acorazado de la Segunda Guerra Mundial. Ese status lo perdió éste navío (en su versión gemela, el Tirpitz) no contra ningún navío aliado sino a favor del Yamato/Musashi japonés. Eso deja a los aliados con el hecho de que nunca tuvieron en su arsenal el arma naval definitiva (bueno, el portaviones era tal arma pero todos saben que estoy refiriéndome a armas de superficie), ni siquiera con los Iowa. Bien pudieron haberlo logrado con la Clase Montana pero ésta nunca se materializó.

¿Seguirá el dilema? Con toda seguridad y por mucho tiempo. Aparecerán argumentos y contestaciones a los mismos. Sin embargo yo ya estoy satisfecho con mis hallazgos.

Atte.

Karl Heidenreich
27 de Julio 2009
"Hay algo malo con nuestros malditos barcos hoy..."
- Beatty
Avatar de Usuario
Karl Heidenreich
Miembro
 
Mensajes: 98
Registrado: 19 Jun 2009, 02:11

Re: El eterno dilema...

Notapor marcelo_malara » 28 Jul 2009, 18:59

Despues de leer lo que considero la Blblia de los libros tecnicos sobre acorazados (Garzke y Dullin), creo que el Bismarck tenia dos fallas de diseño:

1-La artilleria secundaria y antiarea: hubiera sido mas eficiente combinar los cañones de 15cm y 10.5cm en un sola bateria doble proposito. Pero esto iba contra la doctrina de su diseño que previa enfrentamientos contra cruceros y destructores, que los ingleses tenian en gran cantidad, y para eso un cañon de 15cm era inevitable.

2-La cubierta blindada. Dividir en dos la cubierta blindada le restaba resistencia. Hubiera sido preferible una sola cubierta de 15cm, ubicada al nivel de la cubierta superior, como en el Yamato.

La segunda consideracion no tiene responsablidad alguna en la perdida del barco, sin embargo la primera podria, al disminuir las posibiidades de derribo de los Swordfish.
marcelo_malara
Miembro
 
Mensajes: 133
Registrado: 20 Jun 2009, 03:07

Re: El eterno dilema...

Notapor Karl Heidenreich » 28 Jul 2009, 23:19

Marcelo:

Despues de leer lo que considero la Blblia de los libros tecnicos sobre acorazados (Garzke y Dullin), creo que el Bismarck tenia dos fallas de diseño


Excelente libro: de hecho es una de mis referencias y lo tengo en mi biblioteca. Si presta uno atención la gente de navweaps no lo tiene en alta estima como tampoco a Koop y Schmolke.
La coincidencia entre todos es en el Raven & Roberts que es un libro increible. De hecho se le menciona como LA referencia.

Creo que Garzke (si es el mismo que yo creo) fue o es miembro del foro en inglés del Bismarck al igual que Richard Worth (Tiornu) que tiene ya varios libros a su haber.

En cuanto a las baterías y sistemas antiaéreos yo siempre pense que ese era un problema particular de la Clase Bismarck. Sin embargo, luego de leer Shattered Sword, es evidente que aún después de junio de 1942 todos los sistemas AA dejaban mucho que desear. Si hacemos una regla y evaluamos, pues, todos los sistemas a Mayo de 1941 no tenemos nada que mencionar a excepción de que los mismos todavían necesitaban madurar mucho.
"Hay algo malo con nuestros malditos barcos hoy..."
- Beatty
Avatar de Usuario
Karl Heidenreich
Miembro
 
Mensajes: 98
Registrado: 19 Jun 2009, 02:11

Re: El eterno dilema...

Notapor marcelo_malara » 29 Jul 2009, 01:06

Hola Karl:

De Koop & Schmolke tengo Battleships of the Bismarck Class....decepcionante. Es apenas un album de fotos con algunos planos ininteligibles. Garzke & Dullin no tiene desperdicio, a pesar de sus años es LA refencia. El analisis de los daños sufridos es impresionante, para leer y releer. Lamento no haber podido comprar de la misma serie el Allied Battleships, que esta agotado y cuyo precio usado es astronomico. El de US Battleships lo voy a obviar....a quien le interesa saber de unos acorazados que el mayor daño que recibieron en combate fue un impacto de 14" HE :lol: :lol: :lol:

Tambien te recomiendo el de Whitley, German Capital Ships, es muy muy bueno, yo me estoy conprando toda la serie usada, me falta solo German Cruisers. Lo interesante es que Whitley muestra que la combinacion armamento secundario/antiaereo no cambio en las 3 clases de la Kriegsmarine , siempre 15cm con una bateria AA pesada de 10.5cm, y si bien tal vez esta combinacion era valida en 1930 cuando se diseño el primero, ciertamente era anticuada para 1940.
marcelo_malara
Miembro
 
Mensajes: 133
Registrado: 20 Jun 2009, 03:07

Re: El eterno dilema...

Notapor Karl Heidenreich » 29 Jul 2009, 02:18

Garzke y Dulin, como dije es un libro increible como el Raven & Roberts. Friedman también es muy bueno aunque hay gente que no le gusta mucho. En lo personal Friedman me ayudó a entender el proceso de diseño (conceptualmente) y a establecer de donde salen ciertos criterios.
Tienes razón con el US Battleships pero yo creo que voy a tener que comprarlo... son parte de toda la historia y hay uno que otro que se puede visitar. Y en realidad los barcos no tienen la culpa de lo odiosos que son algunos de sus seguidores.

Y tienes razón con lo del daño de 14" HE. Para los navweaps ese daño es como si le hubiese caído la bomba atómica a su vaca sagrada.

Ahora bien, Koop & Schmolke. Es un libro bonito, me gusta. Entiendo la crítica y, definitivamente, es cierta, no lo niego. Pero el libro está bonito. Cuando uno tiene ganas de admirar al Bismarck y al Tirpitz uno abre ese libro y admira las fotos. El texto simplemente confirma mucho de lo que ya se sabe.

¿Whitley? ¿Estará en amazon? Voy a buscarlo.
"Hay algo malo con nuestros malditos barcos hoy..."
- Beatty
Avatar de Usuario
Karl Heidenreich
Miembro
 
Mensajes: 98
Registrado: 19 Jun 2009, 02:11

Re: El eterno dilema...

Notapor marcelo_malara » 29 Jul 2009, 04:46

Odio a Friedman. Mezcla temas, la organizacion de sus libros es confusa, su estilo deplorable. Tengo los dos volumenes de Submarines y Firepower. Este ultmo una lastima, era un tema (la direccion de tiro) que merecia un mejor trato.
marcelo_malara
Miembro
 
Mensajes: 133
Registrado: 20 Jun 2009, 03:07

Re: El eterno dilema...

Notapor Karl Heidenreich » 29 Jul 2009, 17:06

Marcelo:

Si, hay mucha gente que considera a Friedman como un motivo para ir a dar al manicomnio. Sin embargo el libro "Battleship: Design and Development" es, por el contrario, bastante claro, conciso y explícito. De hecho se puede decir que es muy básico lo cual ayuda a establecer criterios. Si no lo tienes te lo recomiendo.

Sobre firepower, ¿qué recomiendas?

Atte.

Karl
"Hay algo malo con nuestros malditos barcos hoy..."
- Beatty
Avatar de Usuario
Karl Heidenreich
Miembro
 
Mensajes: 98
Registrado: 19 Jun 2009, 02:11

Re: Acorazados. El eterno dilema...

Notapor marcelo_malara » 29 Jul 2009, 20:56

Que acorazados cubre? Desde BB-1?

Respecto de Firepower...no hay otra opcion...hay que comprarlo porque es lo unico que hay en el mercado sobre el tema. Pero hay que tener en cuenta que es solo un listado relatado de los sistemas de tiro usados por las principales marinas. Hay solo dos descripciones tecnicas completas: la mesa Dreyer y la computadora Ford Mk-I. Respecto de graficos, el 99% corresponde a superestructuras y cofas con directores, con una explicacion de lo que se ve en cada foto. no esperes fotos detalladas de las computadoras de tiro alemanas por ejemplo, tampoco una descripcion de su funcionamiento.
marcelo_malara
Miembro
 
Mensajes: 133
Registrado: 20 Jun 2009, 03:07

Re: Acorazados. El eterno dilema...

Notapor Karl Heidenreich » 30 Jul 2009, 01:21

Friedman aborda un poco de historia pero de inmediato entra al "balance" en el diseño: blindaje, armamento y máquinas; se subdivide en estos temas y nos va llevando por aspectos que van desde los radios de formas, metacentros y todo esa maraña nautica que me imagino tu ya manejas bien. Son interesantes los comentarios que va realizando sobre todo con las bandas acorazadas, ATS que en ciertos casos son sorprendentes.
En cuanto a planos y todas esas cosas el libro no es muy abundante y, a decir verdad ahora que lo recuero (no lo tengo conmigo ahora mismo) creo que es un poco vago en ese sentido.

Estaba buscando y me encontré el Allied Battleships the Garzke y Dullin. Más de US$250.oo. Pero debe de valer la pena.

¿Qué opinas de los Anatomy of the Ships?

¡Salud!
"Hay algo malo con nuestros malditos barcos hoy..."
- Beatty
Avatar de Usuario
Karl Heidenreich
Miembro
 
Mensajes: 98
Registrado: 19 Jun 2009, 02:11

Re: Acorazados. El eterno dilema...

Notapor marcelo_malara » 30 Jul 2009, 02:36

Los AOTS son los "nuts and bolts" de los barcos, algunos mas detallados que otros. El que se lleva las palmas es Dreadnought, 256 pags, un nivel de detalle increible, desde como se unen las planchas y cuadernas hasta las puertas de las carboneras y los sistemas de expulsion de cenizas. Vale su peso en oro. Le sigue Hood, muy bueno tambien, detalles de los evaporadores, condensadores, calderas, etc....Luego Warspite, menos detallado pero vaiioso tambien, el barco por su carrera lo merece. Ultimo lugar debo decir, lamentablemente, para Bismarck. Pero no le achaco la culpa a Bower sino a Conway por haber apurado la publicacion. Son los 4 que tengo.

En noviembre sale French Battleships, de Dumas, lo tengo preordenado en Amazon.

Tambien en octubre sale uno de la invasion de Noruega. Fue una operacion increible, a la Kriegsmarine le costo 1 crucero pesado, 2 ligeros y 10 destructores. Creo que es una campaña naval que no recibe la atencion que merece. Y tengo en la mesa de luz para leer Narvik, de Naval Institute, de la seria Classics of Naval Literature. Es la reedicion de un libro de 1974, precio accesible, parece interesante. Pero antes debo terminar uno de meteorologia que estoy leyendo!!!!
marcelo_malara
Miembro
 
Mensajes: 133
Registrado: 20 Jun 2009, 03:07

Re: Acorazados. El eterno dilema...

Notapor JUAN » 10 Feb 2010, 23:11

Buena Discusion Amigos,
Concuerdo con casi todo lo expresado, en mi opinion la distribucion del bildaje horizontal del BS era corrrecta, lo que yo hubiese variado son los espesores, la primer cubierta bilndada debia actuar como "deccaping" y con 30 mm era suficiente, el resto yo lo hubiera puesto en la segunda, asi la primera cumpliria su funcion de romper la cofia de los proyectiles AP e iniciar sus fusibles lo mismo pasaria con las bombas, que dependiendo de la velocidad y el angulo quizas estallaran antes de impactar la cubierta acorazada ppal, ademas la ubicacion de la cubierta en el canto inferior del cinturon blindado daba un proteccion muy superior a las penetraciones del cinturon que luego de penetrarlo tenian que penetrar todavia la cubierta, tambien los impactos no penetrantes en los grandes blindajes mucas veces hacian saltar grandes pedazos de las partes traseras de las planchas que eran muy peligrosos y destructivos, asimismo si el proyectil no penetraba totalmente a veces los hacian fragmentos del mismo que tambien producian mucho daño, por eso en mi opinion prefiero tener los pañoles protegidos por el cinturon y la cubierta en caso de un impacto en el mismo. Ademas el Bismarck fue el unico Diseño probado en un combate "tipìco" entre Acorazados y eso tiene un gran importancia ya que soporto estoicamente el castigo al que fue sometido,aunque ya fuera de combate, probo que un Bismarck dificlmente volaria por los aires por un impacto en un pañol.
Otra cosa que veo mucho en internet es que se han catalogado como "Fragiles" a los torres principales del Bismarck, Muestrenme otras torres que hayan recibido los impacos que recibieron las del BS y siguieron funcionando!!!, segun lo que lei de la battalla de Jutland en 1916 una vez impactada un torre generalmente quedaba fuera de combate o muy averiada generalmente habia muchas bajas y sus sistemas eran destruidos y tenian que ser operadas en forma manual lo que le restaba gran eficacia.

Juan.
Viva La Patria, Carajo!
JUAN
Nuevo Usuario
 
Mensajes: 13
Registrado: 25 Ene 2010, 20:02


Volver a Historia Naval (1922-1945)

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron