La flota de superficie alemana en la II WW

Desde el Tratado Naval de Washington hasta el final de la segunda guerra mundial.

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 29 Dic 2009, 10:34

Pavía desde su base operacional de Ciaño.

12.- LA BATALLA DE NORUEGA: WARBURTON-LEE A LO NELSON.

Las noticias sobre la entrada de los buques alemanes en el fiordo de Ofot y la toma de Narvik conmocionan a los británicos, abrumados por las noticias que les llegan desde todos los puertos importantes de los noruegos. A pesar de la evidente superioridad numérica la táctica ofensiva de la Kriesgsmarine ha pillado completamente a contrapié sus contrapartes.
Sin embargo los alemanes están sufriendo pérdidas y en Narvik sus destructores han quedado encerrados al no tener el suficiente combustible para iniciar la vuelta a casa. Pero la cuestión de quién será el gato que entrará a cazar al ratón es espinosa. No en vano en los estrechos pasos del sistema de fiordos donde está enclavado Narvik aguarda un indeterminado número de destructores con sus cañones y torpedos dispuestos.

Para hacernos una pequeña idea del laberinto de fiordos una imagen
Imagen
(sacado de wikipedia.org)

Y un enlace a un mapa google en la actualidad (si alguien sabe de un enlace mejor que me lo envíe, edito estos y lo pongo)
http://maps.google.es/maps?hl=es&source=hp&q=map+narvik&um=1&ie=UTF-8&hq=&hnear=Narvik,+Noruega&gl=es&ei=AQAeS4mgLs_RjAfDypGlCw&sa=X&oi=geocode_result&ct=title&resnum=1&ved=0CAoQ8gEwAA

El Almirante Forbes y el vicealmirante Withworth dudan de la oportunidad de dar la orden de entrar en el fiordo. El segundo, comandante en la zona, ordena al jefe de la Segunda Escuadrilla de Destructores, capitán de Navío Warburton-Lee se dirija hacia allí y patrulle en la entrada del sistema de fiordos, dándole aviso de la posible presencia de baterías de costa (que por cierto no estaban armadas) y de los dos guardacostas noruegos (que a esas horas dormían en el fondo del fiordo con sus tripulaciones). La orden terminaba con “Sólo usted puede juzgar si en estas circunstancias puede atacar. Respaldaremos cualquier decisión que tome”. Si bien no es un lavarse las manos si que es una orden un tanto confusa.
Pero entonces, saltándose toda la cadena de mando al juzgar que sus almirantes son demasiado timoratos, el Almirantazgo se pone en contacto directo con el jefe de la Segunda Escuadrilla. Withworh se negaba a dar orden de asalto hasta que el crucero Penélope llegara, pero en el Almirantazgo quieren devolver el golpe rápido. Deciden no arriesgar el Renown, y, en vez de dar orden directa a Withworh, da una orden a Warburton-Lee.
Los ingleses desconocen el número exacto de los enemigos que pueden encontrarse en Narvik, así que Warburton-Lee detiene sus buques a la altura de Tranoy, donde recibe información de los noruegos sobre la presencia de 6 destructores en el fiordo y un submarino. Comunica la decisión de atacar al amanecer a los mandos implicados (Almirantazgo, Forbes y Withworth), ninguno de los cuales veta la decisión. Así que los cinco destructores británicos, que se saben en inferioridad aunque no tenga idea de que es de 10 a 5, ponen proa a la batalla.

Por su parte el comodoro Bonte mantiene a cinco de sus destructores en el puerto, mientras el resto aguardan emboscados: tres en el fiordo lateral de Herjangs, en el pequeño pueblecito de Elvegaard, los otros dos en el fiordo de Ballangen. El destructor Roeder, destacado en el puerto de Narvik, realizada la guardia avanzada en el fiordo, pero al amanecer, cumpliendo las órdenes al pie de la letra, se retira hacia el puerto, sin relevo y sin que la visibilidad sea lo suficientemente buena para que en caso de ataque puedan avisar con tiempo los hombres enviados de vigías a tierra.
Un poco más allá de las cinco dos destructores de la formación británica, que sigue totalmente inadvertida, son destacados para entendérselas con las inexistentes baterías de costa, mientras el Hardy con Warburton-Lee, el Hunter y el Havock siguen hacia Narvik, donde los cinco destructores alemanes y su comodoro duermen tranquilamente entre numerosos transportes. La sorpresa alemana fue absoluta, la primera noticia que tuvieron fueron las explosiones de bombas y torpedos. Armas de 120mm, 40 mm y torpedos se abaten sobre los barcos del puerto. El comodoro Bonte, en su camara del Heidekamp fue de los primeros muertos, lo que aumenta la confusión, el buque es alcanzado en un pañol de municiones con la consiguiente catastrófica explosión. El Schemitt también es alcanzado por un torpedo que le parte literalmente por la mitad. EL aquelarre es inmenso, y varios buques mercantes estallan en llamas alcanzados por los proyectiles de los tres destructores británicos. Cuando los alemanes del puerto empiezan a reaccionar llega uno de los destructores destacados a silenciar las baterías de costa, el Hotspur, que ataca a torpedo, hundiendo dos mercantes. Los cuatro buques renuevan el fuego, pero ahora los alemanes responden, aunque debido a que están parados su fuego es poco eficaz, logrando pocos impactos.
Los británicos se reagrupan a la entrada del fiordo de Skojomnes. Warburton-Lee rebosa de ardor guerrero, ha localizado a cuatro de los “seis” destructores enemigos, hundiendo dos y dañando severamente a otros dos. Sus cinco buques apenas presentan daños, y sus hombres permanecen confiados. Así que, en base a los datos con los que tiene, decide lanzarse de nuevo al asalto de Narvik, sin duda la imagen de Nelson y de toda la tradición marinera de su país llena la mente de este valiente capitán.
En el puerto el sordo bramido de los cañones vuelve a oírse, soltando el Hostile su carga de torpedos (a partir de aquí ningún destructor británico contará cone ste arma). El Roedor alemán es gravemente averiado, varando el buque en el muelle de correos, y también es seriamente alcanzado por varias bombas el Thiele. Por fin los británicos, escasos de municiones y sin torpedos, se retiran, dejando Narvik como un escenario de los infiernos de Dante.
Un destructor hundido, el Heidekamp camino de hundirse, dos destructores más fuera de combate, siete mercantes y un pequeño guardacostas hundidos, 6 mercantes más en llamas luchando por no irse al fondo, tres muelles dañados es el balance del ataque. Warburton-Lee y sus hombres, sin duda satisfechos, inician la retirada… pero su suerte, buscada desde la valentía, está a punto de agotarse. Warburton-Lee tendrá el mismo fin que Nelson, la muerte en combate.


Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor marcelo_malara » 29 Dic 2009, 18:23

Las mejores cartas que encontre sobre Noruega son estos mapas topograficos de la decada del 50 http://www.lib.utexas.edu/maps/ams/northern_europe. Ademas de ser muy detallados, tienen la ventaja de que son casi contemporaneos de la 2da guerra lo cual es importante porque por ejemplo en Bergen hay actualmente un puernte cruzando el fiordo que en 2da guerra no existia.

Saludos
marcelo_malara
Miembro
 
Mensajes: 133
Registrado: 20 Jun 2009, 03:07

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 29 Dic 2009, 19:53

Pavía desde su base operacional de ciaño

un gran enlace, ¿me permites utilizarlo citándote a ti y a este foro como referencia de búsqueda, en otros lares en los que estoy? Así de paso hacemos un poco de publicidad subliminal de este pequeño rincón de la red.

Esta es una pregunta tanto para ti como para la administración, si ambos estáis de acuerdo así lo haré.

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor marcelo_malara » 29 Dic 2009, 20:17

A mi no tienes porque citarme...nada hice, solo encontrarlo!!!! Mas trabajo se tomo el que digitalizo esos mapas.

Te mando un saludos
marcelo_malara
Miembro
 
Mensajes: 133
Registrado: 20 Jun 2009, 03:07

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 29 Dic 2009, 20:21

Pavía desde su base operacional de Ciaño.

Hombre, pero el esfuerzo de buscarlo lo has realizado tu. la cita sería algo así como:

"Enlaces buscados por el forista marcelo_malara dentro del marco del foro sobre asuntos navales (historia, armadas actuals...) KBismarck.org/foro" y así de paso se hace publicidad de este rincón para atraer a posibles foristas que puedan interarse por estos temas.

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor marcelo_malara » 29 Dic 2009, 20:25

Jajajaja, pues de mi parte no hay problema.

Saludos!!!
marcelo_malara
Miembro
 
Mensajes: 133
Registrado: 20 Jun 2009, 03:07

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 30 Dic 2009, 10:39

13.- LA BATALLA DE NORUEGA: LOS ALEMANES CONTRAATACAN.

Mientras los británicos convertían en un escenario de Dante el puerto de Narvik los cinco destructores alemanes encalvados en Herjangs(3) y Ballangen(2) calientan calderas y se aprestan a dar caza a los británicos en retirada.
Los tres destructores que salían de Herjangs, se topan hacia las 06:00 de la mañana con el repliegue de los destructores británicos.
Ambas formaciones aumentan andar hasta cerca de 30 nudos, habriendo fuego a unas cuatro millas de distancia. Warburton-Lee informa de haber hecho contacto con 2 destructores y un crucero, y Withworth da orden al Penélope y cuatro destructores para acudir en ayuda de los cinco destructores británicos… pero la ayuda está demasiado lejos (150 millas). Los destructores británicos, sin torpedos y con los armeros peligrosamente bajos, están en desventaja, pero no se amilanan sucediéndose los impactos de cañón en los buques de ambas formaciones. En ese momento a proa de los ingleses surgen dos nuevos buques, que pronto son identificados como destructores alemanes… los destructores de la Royal Navy están en un aprieto superior a sus escasas fuerzas.
Los alemanes pronto cortan la T a los británicos, con lo que esto supone de castigo para los destructores de su majestad. El Hardy queda sin gobierno y con las calderas muy tocadas, un gran incendio que amenaza las santabárbaras… El resto intenta huir pero pronto el Hunter y el Hotspur quedan muy tocados (llegan a varar el uno contra el otro). El Hotspur consigue deshacerse del fraternal pero mortal abrazo y continua huida, pero el Hunter centrado por las salvas enemigas, es un verdadero pecio a la deriva, yéndose a pique en las frías aguas del fiordo.
El Hostile y el Havock, que estaban alejándose a buena máquina, al ver que su hermano Hotspur navega de nuevo dan media vuelta en un intento de ayudarle, coincidiendo con la ruptura del contacto de los alemanes, escasos de petróleo y también con impactos y un tanto frustrados pues todos sus ataques de torpedo han fallado (de hecho estuvieron más cerca de darse entre ellos que de acertar a los británicos). Por ello El Hostile (tocado) el Havock relativamente intacto y el Hotspur con graves averías, logran salir de la encerrona y hundir al transporte Rauenfels que llevaba artillería y municiones para las fuerzas de tierra (esto tendría graves consecuencias para las unidades austriacas de Dielt).
El Hardy pro su parte ha logrado varar cerca de la orilla, es allí donde el valiente Warburton-Lee muere, recibiendo a título póstumo la Victoria Cross.

Imagen
Warburton-Lee. Fotografía sacada de http://www.submerged.co.uk/narvik-hardy.php

Por su parte tres de los destructores alemanes después de repostar combustible intentan salir camino de la madre patria, pero divisan al Penelope y a varios destructores británicos, pro lo que desisten de la intentona y vuelven al interior de los fiordos. Su suerte, al no contar con apoyo aéreo, minas, baterías de costa ni si quiera un adecuado repuesto para cubrir daños o municiones gastadas... está más que sellada, así que los marineros de Kriesgsmarine se preparan para afrontar su oscuro destino.

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 02 Ene 2010, 22:31

Pavía desde su base operacional de Ciaño.

14.- LA BATALLA DE NORUEGA: EL FIN DE LOS DESTRUCTORES DE LA KRIESGSMARINE.


De los cinco destructores alemanes supervivientes se da petróleo a tres de eelos (los más intactos) para que intenten una salida que les pueda devolver al hogar, pero antes de salir del fiordo avistan al Penelope y varios destructores británicos que les cierran el paso. Los alemanes deciden que ya que se enfrenta a una batalla desesperada mejor librarla dentro del fiordo con sus hermanos. Una lucha desigual pero hasta el fin se atisba en el horizonte de los marinos germanos.
Sin minas, ni baterías de costa, sin repuestos, sin poder rellenar sus armeros... todo parece conjurarse contra los alemanes, que solo cuen tan a su favor con los escondrijos que les puede ofrecer el tortuoso fiordo que lleva a Anarcik, y el conjunto de fiordos adyacentes (ver el mapa posteado anteriormente).
Pero no todo iba a jugar en contra de los alemanes, ya que el crucero Penelope chocó en unos bajíos cerca de Bödo, el día 11, y se decidió realizar reparaciones de fortuna antes de entrar a buscar a los alemanes. Este desgraciado accidente de los británicos dio dos días a loa alemanes para intentar presentar la mejor defensa posible.
Lo primero que realzaron fue reparaciones en sus maltrechos buques, para después desembarcar todo material no necesario de cara a la batalla que se avecinaba (con ello pretendían reducir el riesgo de incendio).
El Koellner, que había quedado sin propulsión por tener sus máquinas fatalmente averiadas, es remolcado hasta la ensenada de Djupvik (zona meridional del fiordo Ofot a casi 14 millas de Narvik. Desde este punto, que viniendo de mar abierto queda oculto, se esperaba que el destructor pudiera abrir fuego y realizar algún daño antes de ser eliminado (lo cual no estaba del todo mal, pues su dotación de torpedos estaba lista y uno solo de estos pescados podría dejar fuera de combate o incluso hundir al mejor de los buques que la Royal Navy pusiera en liza.)
El Roeder, con graves averías en el timón, también está inmovilizado. Queda colocado en el muelle de Correo... Prudentemente solo dejan a las unidades encargadas del armamento, siendo el resto de los soldados incorporados al contingente de tierra de los alemanes.
El resto de los destructores esperan en el muelle de Narvik, con los hombres dispuestos para hacerse a la mar, mientras se encarga una patrulla de avanzada a uno de forma rotatoria.
Los británicos, también han aumentado y mucho sus fuerzas. El Furius hace acto de presencia con su grupo aéreo embarcado el día doce, el Renown también está ahí (pero, pro razones obvias de prestigio, no será encargado de entrar ) por lo que la insignia del almirante es traspasada al Warspite.
El doce los aviones desencadenan un ataque que no tendrá más consecuencia que comprobar la potencia del fuego antiaéreo presente, perdiendo dos aviones en un primer ataque que causó unos pocos muertos a los alemanes (menos de diez), mientras el segundo ataque no llegó a realizarse por las malas condiciones atmosféricas.
Al llegar el día 13, cerca del mediodía, la imponente masa de acero del Warspite (30.000Tn, 8 de 381mm, 8 de 152mm) acompañada por 9 destructores inician la entrada en el fiordo.
Pronto son enviados hidroaviones de reconocimiento que localizan la guardia avanzada alemana ( el Kunne), al emboscado e inmóvil Koellner y al U-64, que atacado por bombas desde un hidro es hundido (siendo el primer submarino de una larga lista lista que perderían los germanos en esta guerra por acción de la aviación.

El Kunne, tras un breve intercambio de disparos se repliega hacia el puerto de Narvik para unirse a sus hermanos en la batalla final.

Los ingleses van tras él, pero con todos sus cañones y torpedos apuntando hacia donde saben que se esconde un destructor alemán. El valiente buque germano abre fuego de inmediato y lanza sus torpedos... pero prácticamente a la vez es ahorquillado por una inmensa cantidad de disparos enemigos que le dejan en poco tiempo ardiendo de quilla a perilla. Valientemente sigue manteniendo fuego con el único cañón que le queda hasta que un torpedo y varios impactos de 381mm lo silencia para siempre. Las imágenes dentro del pequeño buque germano son dantescas, cuerpos mutilados, hombres agonizantes, sangre corriendo por las toldillas... la mayoría de su dotación resulta muerta o con heridas de gravedad.

Cuatro destructores alemanes se unen para lanzar un ataque suicida: Kunne, Arnim, Luedemann y Zender. Ante ellos nuevo destructores de la Royal Navy que preceden a un acorazado (de haber algún español por la zona viendo el espectáculo seguro que podría haber dicho aquello de “a estos no los salva ni la Virgen del Carmen).
Los británicos abren fuego a unas diez millas, mientras maniobran en zig-zag para evitar torpedos, mientras lo alemanes navegan de `parte a parte lateral del fiordo para presentar siempre el costado, con lo que pueden usar toda su artillería.
El Punjabi británico recibe un disparo que inutiliza las calderas, teniendo que retirarse durante cerca de una hora del combate, el Cossack encaja metralla cercana... pero nada comparable al diluvio de fuego de todas las categorías hasta 381 mm que están sufriendo los navíos de la Kriesgsmarine, que poco a poco se van retirando al interior del fiordo (aunque de manera poco menos que milagrosa no hay constancia de impactos directos en esta fase de la batalla).
En estas estaban cuando unos diez aviones del Furius se unen a la batalla, añadiendo una dimensión más a la misma. Ciertamente este ataque no produjo mñas resultados que la pérdida de dos de los aviones atacantes.
Entonces, apenas impulsado por sus dañadas caldera, dos nuevos destructores germanos se unen a la batalla el Giesse (inmediatamente centrado y destrozado) y el Thiele que se une a sus hermanos en su retirada hacia el noreste.
Al poco El Kunne es alcanzado, optando su capitán por vararlo y recibiendo en el proceso el impacto de un torpedo.
El Cossack Y Foxhound se dirigen a Narvik para entendérsela con el inmóvil Roeder. Este destructor alemán consigue para impactos sobre el Cossack antes de ser hundidos por una salva de torpedos. Sin embargo los daños producidos en el Cossack hicieran que se empotrara en la parte sur de la ensenada de Narvik (consiguió desvararse y llegar navegando hasta Inglaterra en una verdadera hazaña a vistas de su estado).
Los restantes buques de la Navy persiguen al enemigo hasta el fiordo de Rombaken, al que ya no le quedan torpedos y anda escaso de munición (alguno sin munición) por lo que para evitar una innecesaria carnicería lleva a sus capitanes a dar la orden de vararlos en la orilla, poner las cargas de demolición y evacuar sus buques. Desde la orilla los supervivientes alemanes pudieron ver como sus buques volaban por efecto de las cargas de demolición internas (estas tropas combatirán como soldados de tierra en la mini campaña terrestre por el control de Narvik)... ¿Todos los destructores? No, menos el Thiele al que le queda un torpedo, por lo que después de varias boyas de humo en el agua se esconde en emboscada tras el humo, esperando por el primer británico que cruce la barrera de humo. A pesar de todo es localizado por los aviones embarcados que informan de su presencia, por lo que los destructores británicos entran a cazarlo. El Eskimo abre marcha, y sobre el hace fuego el alemán con sus últimas bombas y el torpedo restante, que alcanza en la proa al británico, que a pesar de este grave revés conseguirá volver al hogar. Pero los cañones inglese pronto convierten en un amasijo de hierro al último de los diez orgullosos destructores de la Kriesgsmarine.

El último acto de esta desigual batalla se ha librado con el esperado resultado, aunque los ingleses terminan con dos de sus destructores gravemente averiados. Una de esas batallas desesperadas libradas con profesionalidad y oficio por los vencedores, y por profesionalidad, oficio y el orgullo de quién sabiéndose perdido decide vender cara la piel (valor más allá del deber se le suele decir).

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 17 Ene 2010, 09:47

Pavía desde su base operacional de Ciaño.

15.- LA BATALLA DE NORUEGA: TRONDHEIM

El mismo día que comenzaban las operaciones contra Narvik el crucero pesado Hipper iniciaba el ataque a Trondheim. Para acompañar a este crucero se habían destacado también cuatro destructores que transportaban unos 1700-1800 soldados. La madrugada del 9 de abril comienza la batalla.

Mapa actual de la zona de lucha.
http://maps.google.es/maps?gbv=2&hl=es&q=Trondheim%20brettingen&ndsp=18&ie=UTF-8&sa=N&tab=il


A base de engaños y confusión y pelea los alemanes conseguirán burlar las baterías de costa. Estas tardan en decidir que hacer al recibir confusas señales de morse en inglés por parte de los navíos alemanes.
La defensa de Trondheim está a cargo de dos fuertes el de Brettingen, en el exterior cara al mar abierto, y el Hysnes, más al interior, ambos en la zona norte del fiordo. El fuerte de Brettingen es el primero en abrir fuego, pero la réplica del crucero alemán será afortunada en extremo, una de sus primeras granadas deja fuera de servicio la electricidad de ambos fuertes, que han de disparar sin el apoyo de los proyectores y entorpecidos por el humo soltado por lo buques alemanes. Otra batería más interna al fiordo no llegará a hacer fuego por razones desconocidas.
El destructor Riedell se queda atrás con el fin de desembarcar tropas que tomen los fuertes desde la retaguardia, pero alcanzado por los disparos del fuerte Hysnes se ve obligado a varar en la orilla.
El resto del grupo alemán llega sin novedad a Trodheim, tomando las tropas embarcadas la ciudad con gran rapidez.
Aún después de la pérdida de la ciudad las dotaciones de los fuertes decidieron seguir luchando, teniendo que ser bombardeaos por el Hipper que finalmente se hace a la mar el día 10 para regresar a su base... en solitario, pues como en Narvik los destructores alemanes no consiguen petrolear (solo uno) y el estado pésimo de la mar les obligan a quedarse. Por fortuna para ellos no correrán la suerte de sus hermanos de Narvik. De nuevo los transportes alemanes han tardado en llegar a la cita.
El Hipper conseguirá unirse a los acorazados SCHARNHORST Y GNEISENAU y volver sin novedad a sus bases en Wilhelmshaven.

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 07 Feb 2010, 12:37

Pavía desde su base operacional de Ciaño.

16.- LA BATALLA DE NORUEGA: BERGEN

Bergen es el siguiente puerto del que trataremos. Situado mucho más al sur de los puertos de Narvik y Trondheim, mejor defendido y lo que es peor, con los artilleros de costa noruegos manteniendo el dedo en el gatillo.
La primera medida defensiva que tomaron los noruegos fue apagar todas las luces de la costa, lo que debido a la fuerte bruma impediría a los alemanes moverse con agilidad en las traicioneras aguas de la zona. Sin embargo los noruegos no fueron lo suficientemente ágiles para poner en funcionamiento la que debería haber sido su arma decisiva, la batería de torpedos de Kvarven que sita en un angosto y obligado paso de 400 metros de anchura podrían haber enviado al fondo del fiordo a la mayor parte del contingente alemán. Un torpedo almacenado lleva un proceso largo hasta que es armado y listo para el combate, tiempo del que no dispusieron los defensores, sin embargo no puedo por menos de preguntarme como habida cuenta de la situación pre-bélica que se vivía, no había si quiera un pequeño grupo de ellos listos para la acción por si los acaso. En cualquier caso, y a pesar de que la resistencia de las baterías de costa sí que fue feroz, no llegaron a utilizarse. También hay que resaltar que no se fondearon minas en las entradas como marcaban los planes, por alguna razón que ha permanecido desconocida para el autor de los posts, ya que los noruegos contaban con ellas en la zona.
El contraalmirante Schmundt al mando del escuadrón germano, se aprestaba a librar una difícil batalla a pesar de los fallos señalados en el dispositivo noruego. En plan se inició sin oposición, con el Königsberg desembarcando las tropas que habrían de atacar de través las baterías de costa. Pero los retrasos acumulados hicieron que la flotilla alemana se la jugara contra los fuertes para hacer coincidir su ataque con la prevista llegada de los aviones de la luftwaffe. El pandemonio comenzaría en la bocana del fiordo de Byf, donde los buques son recibidos por una granizada de proyectiles de 210 mm y 100 mm, impactando de manera múltiple en el crucero Köln, en el Bremse y en el Karl Peters. Posteriormente es alcanzado el Königsberg, nada más y nada menos que en las máquinas, lo que le dejó inmovilizado con las fatales consecuencias que después veremos. Al llegar al puerto las baterías de éste se unen a la batalla, pero ahora el fuego es replicado amén de por los buques germanos por los aviones de la luftwaffe que se suman a la batalla. Pero poco va durar la defensa noruega, ya que por fin las baterías van siendo tomadas en rápida sucesión por los infantes alemanes desembarcados previamente. La batalla ha sido corta pero feroz, como demuestran los impactos en los buques germanos y las gravísimas averías inflingidas al Königsberg, que no puede hacerse a la mar al día siguiente con el Köln. El averiado buque germano pronto recibe la visita de los aviones de la RAF, la tarde del día 9, que no consiguen ningún impacto. Pero los Skua navales volando desde las Orcadas, base Hatson, conseguirán 3 impactos en el crucero alemán que se irá a pique a las tres o cuatro horas de sufrir el ataque.
Los alemanes, a pesar de su victoria estratégica, están sufriendo muchas bajas... Aunque no es menos cierto que habida cuenta de la superioridad numérica de la Navy Británica, su estrategia de ataque está teniendo un éxito que desequilibra a su mucho más poderosa en buques y recursos de todo tipo contraparte.
Pero aún quedan más objetivos que cumplir, y que veremos en próximos post.

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 16 Feb 2010, 11:20

Pavía desde su base operacional de Ciaño.

17.- LA BATALLA DE NORUEGA: Kristiansand

El ataque sobre Kristiansand tampoco puede considerarse como un paseo militar, a pesar de las fuerzas alemanas empeñadas en el ataque:
Crucero ligero Karlsruhe.
Tres torpederos.
7 lanchas rápidas.
Buque de apoyo Tsingtau.

El ataque inicial tuvo que posponerse debido a al fuerte niebla que impedía la entrada, con lo que los noruegos tuvieron algo más de tiempo para preparar la defensa. La entrada alemana tendría que ser a plena luz del día, lo que haría que los cañones del fuerte Odderö pudieran hacer fuego más eficaz. Este fuerte contaba con cañones de 240, 210 y 150 mm, en número total de 12.
El Karlsruhe es el objetivo elegido por los cañones del fuerte, dándose la circunstancia de que el buque alemán, por su posición relativa frente al fuerte, solo puede hacer fuego con su artillería de proa.
El primer asalto se salda con la retirada del crucero alemán, que decide esperar a la ayuda de los aviones propios, a los que sumará el propio hidroavión del buque.
Después del bombardeo aéreo el crucero alemán hace una segunda intentona, con resultados parecidos a la primera. El fuego del fuerte es demasiado vivo y el crucero no consigue acercarse a menos de 6.000 metros so pena de que las baterías noruegas le centren de lleno.
El capitán alemán cambia de táctica, decide hacer tiro largo, desde fuera del fiordo, con lo que puede hacer fuego con todas las piezas pesadas de su buque, lo que causa daños evidentes en el fuerte... pero al intentar entrar la niebla reaparece, con lo que los alemanes quedan de nuevo en espera... pero con sus pañoles de municiones peligrosamente bajos.
Antes de que despeje del todo las torpederas entran y depositan tropas de aslto que tomarán el fuerte. Pero la batalla naval no ha finalizado.

Después de la toma efectiva del fiordo ocurre un hecho bastante curioso, pro lo inesperado. El submarino británico Truant, aprovechando que los alemanes no han podido cerrar de manera efectiva el fiordo ni establecer aún patrullas ASW, se consigue acercar a corta distancia del crucero alemán. El capitán de corbeta de Su Graciosa Majestad Hutchison, le lanza los diez torpedos que lleva en sus tubos. El crucero, con las máquinas con vapor inicia maniobras para esquivar el ataque, logrando esquivar nada menos que nueve de los peces mecánicos enviados contra él... pero no así el décimo. Los daños son tales que no se consigue hacer nada a pesar de los febriles esfuerzos de su tripulación, motores y ejes están totalmente fuera de servicio y, ante la amenaza de un contraataque de la Royal Navy, sobretodo de sus submarinos, se decide echarlo a pique.

Una nueva baja a las pérdidas de los alemanes, pérdidas que decididamente no se pueden permitir a la vista de sus magros recursos 8por contraposición a las escuadras británicas y francesas).

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 25 Feb 2010, 19:54

18.- LA BATALLA DE NORUEGA: OSLO

El grupo alemán destinado a la toma de la capital de Noruega, Oslo, está compuesto por el Blucher (crucero pesado), Lutzöw (acorazado de bolsillo), Emdem (crucero ligero) amén de otros buques de apoyo.
De nuevo los noruegos fueron pillados a contrapié, sin haber fondeado las minas que deberían de abortar cualquier intento de entrar en el fiordo junto con los cañones de 305 mm de los fuertes que guarnecían el fiordo.
Al poco de entrar en la oscuridad los buques germanos reciben fuego noruego, pero en vez de responder los alemanes enfocan sus proyectores nocturnos hacia los fuertes noruegos, quienes creyendo que hacen fuego sobre unidades amigas cesan de disparar.
El equívoco se mantiene hasta que el patrullero noruego Pol-III reconoce a los buques como alemanes, enviando al éter una señal de alarma. Al captar sus señales de radio un torpedero alemán lo hunde tras un breve combate en el que el valeroso patrullero noruego intentó embestir al enemigo.
Con el Blucher en cabeza los alemanes enfilan hacia Oslo, pero hacia las cinco de la madrugada las bocanas del fuerte de Oscarsborg se vuelven rojas, sus piezas de 280mm han abierto fuego. Centran de inmediato al Blucher al que causan diversos daños. Al poco las baterías de Dobrak se unen a la batalla con sus cañones de 150 mm logrando al menos 20 impactos en el buque alemán. Por su parte el Blucher no consigue abrir fuego ante la oscuridad reinante. Pronto los incendios se hacen visibles por todo el buque germano, con muchas dificultades para controlarlos, al ir atestado de tropas y aperos militares varios para la toma de Oslo. Para empeorar las cosas aquí los noruegos sí que tienen preparados algunos torpedos, dos de los cuales alcanzan al malhadado Blucher, produciéndose de paso varias explosiones internas por mor de las cajas de munición.
Por su parte el Lutzöw y el Emden (aunque el primero también recibe impactos) consiguen alejarse de las líneas de fuego del fuerte enemigo.
En la amanecida, con el concurso de bombardeos, conseguirán silenciar los cañones noruegos... pero demasiado tarde para el Blucher.
El magnífico buque finalizaba así su corta carrera, era su primera travesía de combate, llevándose al menos mil hombres consigo al frío fondo del fiordo de Oslo.

Pero aún un buque capital sufriría graves daños cuando el día 10 el Lützow fue torpeado por el submarino británico Spearfish. Este ataque le costaría todo un año de reparaciones al buque alemán.

Pero la batalla de por Noruega aún no ha cesado para los marinos alemanes, que tendrán que actuar para apoyar a los hombres de Dietl en el lejano Narvik, en su lucha contra el contraataque anglo-francés.

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 05 Sep 2010, 10:03

Pavía desde su base operacional de Ciaño.

19.- LA BATALLA DE NORUEGA: MAYO-JUNIO

Mientras los anglo-franceses intentan contraatacar en Noruega desembarcando sus tropas en varios sitios (lo cual no parece un acierto sino un error), la armada alemana pone a sus buque de nuevo en acción, después de reparaciones.

A lo largo de este tiempo la Royal Navy y sus aliados franceses, sufrieron apuros en el Skagerrak, al tratar de mantenerlo cerrado a los buques de transporte y aprovisionamiento alemanes. De facto perdieron tres submarinos(Thisle, Tarpon, Sterlet) y siendo capturado el Seal, que posteriormente sería utilizado por los alemanes. Pero también consiguieron hundir unos siete transportes, y varios escoltas menores.

Sin embargo los submarinos británicos no pueden soportar la presión e inician una retirada paulatina que permitirá que los alemanes crucen a Noruega más de 100.000 hombres, unos 35.000 vehículos y animales de tiro (muy útiles los últimos habida cuenta de las malas comunicaciones existentes en Noruega) y más de 100.000 Tn de material diverso. Por contra se fueron desde el inicio de la campaña al fondo 21 mercantes (casi 120.000 Tn).

En el norte Dielt y sus aproximadamente 2000 soldados y 2100 marineros (de los buques perdidos) mantenían una desesperada lucha en torno a Narvik, pudiendo recibir tan solo esporádicos abastecimientos por medio de lanzamiento aéreo. Sin duda les libró que los anglo-franceses desperdigaran sus tropas y que la ofensiva sobre Bélgica-Holanda-Francia se iniciara el 10 de mayo.

Por su parte la Luftwafe había conseguido hundir tres destructores (francés, inglés y polaco) así como al crucero ligero antiaéreo Curlew (no deja de ser una ironía).

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 22 Ene 2011, 18:40

Pavía desde su base operacional de Ciaño


20.- LA BATALLA DE NORUEGA: MAYO-JUNIO II

La Flota de Alta Mar está lista para hacerse a la mar a principio de Junio, enviando una poderosa agrupación con el Scharnhorst, Gneisenau, crucero pesado Hipper y cuatro destructores hacia los fiordos de And, Vaags y Ofot, con orden de hundir a las flotas de transporte anglo-francesas. El almirante alemán al mando será Marschall. El mismo día que esta agrupación se hace a la mar los aliados inician la retirada de Noruega.

Marschall recibe noticias entre el día 7 y el 8 de Junio de barcos aliados en retirada de Noruega y decide atacarlos, a pesar de la negativa del alto mando (esto le costaría la destitución después, a pesar de que su actuación le llevó a conseguir una sonora victoria).

Entre las distintas agrupaciones en retirada lo primero que avistan los alemanes es al petrolero Oil Pionner escoltado por el Júpiter, un buque civil armado). Sin poder dar la alarma ambos buques son hundidos. Los hidros de los buques germanos descubren más al norte un trasatlántico y un buque hospital, sobre los que lanza al Hipper y dos destructores hundiendo al primero (Orama) y respetando al segundo (que a cambio no pudo dar mensajs radiofónicos de aviso).

Aquí los alemanes sufren un problema endémico en esta batalla, su poca capacidad para petrolear en la mar, lo que hacía que sus destructores fueran poco menos que una carga (su radio de acción era muy corto). Marschall ordena al Hipper y su cuatro destructores dirigirse Trondheim para proteger a los convoyes alemanes y reponer petróleo.

El Scharnhorst y Gneisenau siguen de caza dirigiéndose más al norte. Hacia las 03:45 localizan nuevos buques británicos, que resultan ser el portaaviones Glorius y su escolta de destructores el Acasta y el Ardent. Los ingleses tardan demasiado en identificar como hostiles a los buques germanos. Al darse cuenta el portaaviones trata de escapar forzando máquinas y de poner sus aviones al aire. Pero ya es tarde, desde más de 25.00 metros los alemanes inician un fuego mortal, que a pesar de los esfuerzos por cubrir con humo de los destructores, pronto consigue un impacto en el malhadado portaaviones, que lo invalida para poner los aviones en el aire.

El Acasta y el Ardent se lanzan valientemente al ataque con la esperanza de salvar a su protegido. Durante dos horas mantendrían un duelo a muerte contra sus gigantescos (por comparación) enemigos. El Ardent fue el primero, tras lanzar ocho torpedos fue literalmente acribillado por los cañones del Scarnhorst, Gneisenau. El valiente Ardent se fue a pique sin pedir cuartel.

El Acasta mantuvo la cortina de humo, cada más ineficaz, pues el Glorius recibe nuevos impactos que provocan explosiones secundarias de las bombas almacenadas, hundiéndose definitivamente hacia las 17:40.

Por su parte el Acasta logró un impacto de torpedo en Scarnhorst, que destruye la torre triple de 280 mm e inundando las salas de máquinas central y de estribor. Un golpe afortunado buscado valientemente por el pequeño destructor que entraba y salía de su nube protectora de humo con ánimo de defender hasta el fin a su portaaviones. A pesar de la pérdida del Glorius el Acasta no huye, haciendo honor a siglos de tradición marinera y al orgullo de la Royal Navy carga contra los acorazados alemanes. Esta vez al cañón consigue inutilizar la torre B del Scharnhorst, pero los cañones alemanes escupen un fuego mortal que hace que el Acasta acribillado gire sobre sí mismo y se hunda con rapidez... solo dos marineros se salvan.

Con el Scharnhorst muy tocado Marschall decide enfilar hacia Trondheim. La retirada de la reunifica formación alemana marcará el fin efectivo de la Campaña de Noruega... pero eso en el próximo post.

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

Re: La flota de superficie alemana en la II WW

Notapor Pavía » 11 Ago 2011, 10:04

Pavía desde su base operacional de Ciaño

21.- REPLIEGUE ALEMÁN DE NORUEGA

Tras el hundimiento del Glorius y sus dos valientes escoltas, que causó alrededor de 1.500 muertos a la Navy, los buques alemanes restantes de la campaña de Noruega se concentran el Trondeheim. Allí está el Gneisenau, Scharnshorst, el Hipper y cuatro destructores. Era el diez de Junio.
Marschall, al mando de ese grupo de combate está inquieto, pues uno de sus preciados acorazados está tocado y está seguro que la Royal Navy buscará venganza de la pérdida del Glorius y escoltas. Así que decide replegar de inmediato su fuerza a aguas seguras metropolitanas, donde dar descanso y arreglar sus cada vez más escasos buques de superficie. Esto le valdrá críticas por no tratar de entorpecer el repliegue aliado de Narvik, cuando de hecho lo intentó al enviar al Gneisenau y Hipper en su búsqueda... pero con buen criterio les hace volver a las pocas horas. Su intuición no le falla. La Navy ha concentrado a unas 150 millas naúticas una poderosa agrupación que pone rumbo a la zona de guerra: Rodney, Renown, Ark Royal y varios destructotes... mucho para la fuerza alemana.
El día 11 la RAF ataca el fiordo donde está la flota alemana, sin éxito aparente, después aviones del Ark Royal con idéntico resultado... se pierden ocho aviones y la única bomba que hace blanco rebota limpiamente en la coraza del Scharnshorst sin estallar.
Para el día 15 la agrupación británica, con demasiados días en el mar y Noruega ya perdida, entra en Scapa Flow... solo los submarinos de Su Graciosa Majestad quedan en la zona de lucha. El día 20 el Clyde acecha la salida de la agrupación alemana. Se trata del Gneisenau y Hipper, que salen dispuestos a realizar una maniobra de diversión que dé más tranquilidad al dañado Scharnshorst en su repliegue a Alemania. El Clyde lanza todos los torpedos de sus tubos, seis en total, logrando impactar en el Gneisenau.
La maniobra alemana se anula y todos enfilan derechos directos a la metrópoli, siendo acosados por la RAF sin resultados apreciables.
Esta acción marca el fin de la campaña de Noruega.

Sin más se despide Pavía desde Asturias.
Veni, vidi y no creo lo que vidi
Pavía
Miembro Veterano
 
Mensajes: 602
Registrado: 23 Dic 2009, 14:18
Ubicación: Ciaño - Langreo

AnteriorSiguiente

Volver a Historia Naval (1922-1945)

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron